Saltar al contenido

Collares protectores

Existe una basta cantidad de collares para la protección. Entre ellos siempre los mejores son los esenciales, los que fueron creados por expertos en el campo hace cientos de años para combatir todo tipos de males como el mal de ojo, maldiciones, envidia o abaricia. ¡Empecemos con ellos!

1- Colgante nazar

Tener collar del ojo turco alado de tu corazón puede traerte muchas ventajas en cuanto a tu salud, felicidad y seguramente marcará la diferencia en tu destino. Es el encargado de proteger tu cuerpo, alma y mente del mal de ojo. El mal de ojo es un mal que te puede traer todo tipo de males (incluso hasta la muerte) con tan solo una mirada. Se puede usar en pulseras y adornos, pero lo esencial es tener un collar de él para que te proteja directamente.

2- Collar de escarabajo egipcio

Este es el amuleto más antiguo que se creó en la humanidad y también uno de los más poderosos para la protección. Por qué protege de todos los males posibles sean estos físicos como no, sean estas enfermedades o personas que pretendan hacerte daño. Protege después de la muerte por eso se los solía dibujar a los dioses egipcios para que la reencarnación sea exitosa.

3- Colgante de la Mano de fatima

La mano de fatima o hamsa es un amuleto muy preciado por el Judaísmo, en pocas palabras es la mano de dios, brinda protección y salud al que lo porte como collar. Este collar de fátima se puede potenciar con el nazar, por eso muchos suelen tenerlo en el centro de la mano.

4- Pata de conejo

Portar una pata de conejo puede protegerte enormemente (lo digo por experiencia). Este amuleto se suele utilizar como un collar ya que tiene que permanecer pegado al cuerpo. Se creó en la magia hoodoo. La cual dice que tiene que ser un conejo muerto por causas naturales sin excepción. Aquí tenemos unas imitaciones poderosas igualmente.

5- Collar Martillo de thor

Este collar es vikingo, el martillo se llama Mjolnir y es el que portaba thor el hijo de Odín. Este simboliza la protección mediante la fuerza y el poder. Era lo más prestigioso que podía haber en la edad medieval portar uno de estos. Ya que era un premio al mejor guerrero.