Saltar al contenido

Oraciones para ganar la lotería y juegos de azar

Oraciones para juegos de azar

Las oraciones para tener buena suerte en los juegos de azar son más usadas de lo que seguramente crees. Hay veces en los que las personas dictan párrafos antes de ganar que ni ellos mismos son conscientes.

Muchos se lo piden a dios con una fé tan grande y absoluta, se entregan completamente a la creencia de que ganarán que termina ocurriendo el mejor resultado. Lo que tienes que entender es que antes de empezar a jugar tienes que aceptar el peor resultado posible (que por lo general es no ganar) y de ahí desear con todo tu ser el mejor resultado posible (que es ganar).

Las mejores oraciones para la buena suerte en los juegos de azar

Aquí van unas de las oraciones más potentes que puedes encontrar que se utilizaron a lo largo de la historia para ganar la quiniela, loterías, cara o cruz y máquinas tragamonedas.

Oración para ganar la lotería

Lo importante antes de empezar las partidas de lotería o en la quiniela es que no intentes elegir los números de la suerte, porque tienes que tener fé absoluta de que ya diste con los correctos. Ya sabiendo esto podemos empezar con la oración para la lotería

En el nombre del padre del hijo y del espíritu santo. Señor bendígame con la buena suerte, prosperidad y humildad. En tí pongo mi voluntad y fe eterna. Haz que pueda alcanzar la libertad financiera para poder dedicar mi tiempo a servir al mundo de una mejor manera.

Amen.

Oración para ganar en las tragamonedas

Primero y principal debes saber que estas máquinas están diseñadas para que otras personas tengan suerte. Puedes ganar pero tu sentimiento no debe basarse en ganar o no. Porque otro estaría afectando y manipulando tu suerte. Pero hay una poderosa oración capaz de darte ese golpe tan necesario para ganar.

Bendiciones para ganar la lotería

Señor de todos los cielos. Santificado sea tu nombre y que reine tu bondad en la tierra como en los cielos. Ayudame a ganar tocando los números de la suerte en esta máquina. Que la suerte sonría y plasme mi felicidad cada apalancamiento de esta máquina.

Amen.