Saltar al contenido

¿Por qué no te va bien en la suerte? Te contamos el problema

Muchas veces tenemos la duda de si la suerte es algo del azar o si realmente podemos afectar en ella para que nos brinde las cosas que realmente queremos en la vida.

Ya sea que quieras tener mayores riquezas, prosperidad en el amor o mejor salud hay ciertos factores en los que nos podemos enfocar y esforzarnos para tratar de alcanzarlos, pero existen algunos factores que no lo podemos ver o tocar. A esto se lo denomina como la suerte en si. Es generalmente el plus en si lo consigues o no. De si tu proyecto prospera o no despega, si esa persona realmente quiere pasar la vida contigo o no ve tu brillo interno capaz de hacerla vibrar.

Y estamos aquí para decirte que hay buenas noticias. A la suerte se la puede influir. Esto se sabe hace miles de años, pasando por las mayorías de las tribus y culturas, algunas creían que esta se veía aumentada gracias a lo bueno que eras con el prójimo como la religión, otras apuntaban a las energías positivas como el «Chi» como lo hizo el Feng Shui, pero todas las filosofías compartían algo en común; El creer absolutamente y con fé de que eso ocurrirá.

¿Cómo tener buena suerte?

Las formas de conseguir mejorar tu suerte pueden ser muchísimas. Las culturas antiguas contaban con; amuletos o talismanes, plantas, baños y también piedras de la suerte. Pero también puedes crear tus propios talismanes y mantras. Lo más importante es que tengas la fé depositada al máximo en dichas acciones u objetos.

El gran truco para la suerte

Como te hemos adelantado todas las culturas compartían algo. Esto era la inmensa creencia de que les saldría como querían. Seguro has oído escuchar de que la victoria está justo en cuando estás por tirar la toalla pero decides seguir intentando. Bueno la voluntad humana puede compararse a la de los dioses si la potencias al máximo. Para esto puedes ayudarte de una visualización extrema, de un objeto al que le tienes una fé imbatible.

Pero claro, para lograr esto es necesario practica y entrenamiento. Las personas habitualmente se rinden al pasar los días o se olvidan, pero solo las que persisten teniendo la absoluta fé son los que de una forma u otra terminan llegando.