Quitapenas

Muñecos para quitar las penas

¿Recuerdas estas pequeñas muñecas que tanta curiosidad despertaban en nosotros? ¡Aquí te las traemos! Las muñecas quitapenas son las muñequitas mas hermosas confiables a las que le puedes confiar todos tus secretos y angustias. ¡Te mostramos todo lo que significaron y donde nacieron!

¿Que son las muñecas quita penas?

Estas muñecas quitapenas también son llamadas quitapesares son fabricadas por descendientes de Mayas a mano y son figuras tanto de mujeres como de hombres. Tiene le poder de servir a su dueño como una «esponja» de problemas. El muñeco al que le cuentes tus problemas se encargará de aliviarlos, ayudarte a buscar el camino de solucionarlos o incluso de resolverlos. Los relatos indígenas afirman que:

«No existe un despertar mas bello y aliviador que haberle contado tus problemas a la muñeca quitapesares»Muñeco para dormir

Origen de las Quitapenas

Todas las fuentes apuntan a que se originaron en Guatemala. Pero no se sabe a ciencia cierta el lugar exacto donde se crearon. Ya que los mayas se esparcieron por toda la región andina.

Como se los puede encontrar las Quitapenas

Como dijimos anteriormente estos muñecos quitapenas pueden ser tanto hombres como mujeres, suelen ser diminutos, al rededor de los 50 mm y siempre están echas a mano. Se los encuentra de madera, alambre, con ropa de algodón o de cartón. Pero las originales son los de barro. Estas muñecas están vestidas con los atuendos Mayas tradicionales que son similares a los de las regiones andinas.muñequitos mayas

Los puedes comprar en tiendas, pero los de las ferias de Guatemala son la mejor elección porque esas suelen estar echas de papel prensado, cinta adhesiva, papel y lana de colores. Las formas mas tradicionalistas de hacerlas.

Como se usan 

Estas muñecas se guardan en cajitas o bolsas en grupos de a 7. Una por cada día de la semana, así tienen un tiempo para descansar. Las instrucciones son estas:

  • Piensa al 100% en tus preocupaciones y problemas en tu cama.
  • Expresarle a las muñecas en lo que quieres que te ayuden
  • Guarda la muñeca maya debajo de tu almohada
  • Acaricia su panza sin mirarla para que no se lastime por tus penas. Y al día siguiente tus preocupaciones se aliviaran o se resolverán.muñecas quitapesares mexicanas

Estas muñecas también funcionan como los atrapasueños. Pero estas te ofrecen la oportunidad de liberarte de ese sufrimiento que te atormenta día tras día. Lo bueno de esto es que promueve un saludable habito psicológico que consiste en liberar la mente de preocupaciones y de aprender a expresarlos.

La Historia de la muñeca quitapesares

Cuenta la leyenda que en las afueras de Santiago de los Caballeros de Guatemala, en las montañas, en una pequeña cabaña echa de barro vivía un anciano con sus hija Flora y sus dos nietos María y Diego.

El anciano había enseñado a sus hijos a ser unos excelentes agricultores al igual que sus antepasados Mayas. Pero este año había sido malo, ya que una gran sequía impedía darle agua al maíz y las frutas y no lograban crecer. Todos trabajaban duro para poder sobrevivir, Flora les hacia a todos ropas coloridas y unas cuantas las vendía en el comercio que estaba en la ciudad y María y Diego recogían mucha leña y atendían los campos para ver si llovía.

Diego y María iban muy poco a la escuela porque sus maestros enseñaban español, y no era ese el idioma que hablaban en su casa. Además tenían que quedarse en casa para ayudar a su madre y a su abuelo.

Pasaban por momentos de mucha hambre, al apenas poder moler algo de maíz y hacer tortillas que no evitaban que tuvieran hambre al siguiente día. Su abuelo le contaba historias, ellos atendían siempre porque eran divertidas e interesantes, y todas eran ciertas. Habían pasado de generación en generación, María y Diego las escuchaban con orgullo las antiguas historias Guatemaltecas y se sorprendían al saber como los Mayas habían inventado antes que nadie las matemáticas. Una vez su mamá Flora al ver que ya era tarde apartó su tejido y lo puso debajo de una hamaca y mandó a los chicos a dormir.

Mientras todos dormían María soñó con un Quetzal (ave nacional de Guatemala). Diego escucho a su hermana haciendo ruidos extraños como de pájaros mientras dormía. De repente el se sobresaltó por ver a alguien intentando robar la tela de la madre «¡NOS ROBAN!», Gritó Diego. Su abuelo y su madre se despertaron impactados. «!¡¿¿Donde?!!?¡», Pregunto María. «¡ACABA DE HUIR CON TODA LA ROPA DE MAMÁ!». Y fue así, se llevó toda la tela en la que había trabajado durante meses ¡Ahora no podré vender nada en el mercado!

Al otro día cuando María y Diego volvían del cole su mamá todavía seguía acostada en su cama, estaba muy enferma con una fiebre altísima. El abuelo de ellos decidió quedarse a cuidarla. A la tarde fue peor, ya no tenían comida y María le dijo a Diego:»¡Tenemos que ayudar en la casa! Tengo una buena idea».

A María se le ocurrió hacer unas cosas con los trazos de tela sobrantes de su madre, agarró a Diego y le dijo «Tienes que ir a buscar ramitas y traérmelas» Diego la miró con cara rara pero le hizo caso. Después María organizo y cortó las telas de maneras diferentes, Diego regreso con las ramitas que su hermana le había pedido y comenzaron a trabajar, eso lo mantendrían en secreto por un rato.

Al caer el sol los niños se quedaron sin tela y cuando vieron lo que habían hecho, vieron 50 muñecas con pequeños atuendos e hicieron bolsitas para que las muñecas durmieran en ellas. Después de empaquetarlas María se acordó de una historia que su abuelo le había contado semanas atrás la cual decía que existió una muñeca mágica que le daría varios deseos a quien la poseyera. Hacia reír mucho a María la idea de que estas muñecas tuvieran magia, pero sin lugar a dudas sintió que lo eran.

Ella eligió una bolsa con sus muñecas favoritas y empezó a hablarles. «Buenas noches muñequitas, espero que puedan quitarme las penas al contarle estas cosas; mi familia tiene muchos problemas y necesitamos ayuda. No tenemos que comer, nuestra madre se enfermo y nuestros campos están secos.» Las colocó en su bolsa y las puso debajo de su almohada. Muy raramente ella fue capaz de dormir profundamente esa noche, cuando despertó, las muñecas se encontraban fuera de la bolsa. Ella no se asustó, pero le dio en que pensar.

Esa mañana María y Diego fueron al mercado. Llevaron las muñecas en sus envolturas, en una bolsa y se dirigieron hacía el mercado sin que nadie se enterase.

En el camino pensaron en como las venderían, no sabían que precio ni como llamarlas, tampoco habían visto a nadie vender para que tuviesen una idea. Sin embargo no pensaron en retroceder y pusieron su puesto en el mismo lugar donde lo ponía su madre.

Mientras transcurría el día las ventas fueron fatal, no habían vendido ninguna y ya estaba por cerrar el mercado. Estaban muy preocupados, cuando María empezó a guardar sus cosas en la bolsa se acercó un misterioso hombre con ropas finas. Le pregunto: «¿Que es lo que venden?»

«Estas pequeñas muñecas», le dijo Diego

«¡¡SON MUÑECAS MÁGICAS!!», dijo María

El hombre misterioso con una sonrisa les dijo «¿Mágicas? Me vendría bien un poco de magia ¡Me las llevo!»

El extraño hombre les dio un fajo de billetes y se fue con las muñecas. María y Diego se pusieron a contar y se sorprendieron con tal suma de dinero, con eso podrían vivir como mínimo un año. Compraron comida y se fueron a casa.

En casa ellos le explicaron todo a su madre y a su abuelo. Ellos felices abrazaron a los chicos. A los días una lluvia cubrió todas las montañas y su mamá se estaba recuperando.

Esa noche María se estaba por acostar cuando notó algo bajo su almohada, era una bolsa, la quitó, era la misma bolsa de muñecas con la que había hablado hace una semana atrás. «¿Como llegaron aquí? Estoy segura de que se las di al hombre».

Junto a ellas había una nota que decía «Puedes confiar todos tus secretos en nosotras. Cuéntanos tus problemas y tus sueños. Y cuando despiertes puede que encuentres dentro de ti lo que necesitas para hacer lo que quieres realidad».

Te Puede Interesar

Una respuesta a “Quitapenas”

  1. Estos muñequitos de verdad que funcionan. Estuve más de un año con pesadillas diarias en las que perdía el control del coche y atropellaba gente. Visité psicólogos y probé con constelaciones familiares y nada funcionaba. Finalmente mi pareja me regaló una caja con 4 muñequitos procedentes de Cuba como los de este artículo. La primera noche los puse a los 4 debajo de la almohada ¡y por primera vez no tuve pesadillas! Las 2 noches siguientes sucedió igual, pero a la tercera volvió la pesadilla. Cuando desperté, miré debajo de la almohada ¡y uno de los muñequitos se había caído al suelo! Tal y como me habían dicho, tenían que estar los 4 juntos. Después de un tiempo utilizándolos, las pesadillas desaparecieron definitivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *